Aplica una pequeña cantidad del Aceite de Rosa Mosqueta dos o tres veces al día sobre la piel limpia y seca de aquella zona que desees tratar, extendiéndolo con un pequeño masaje hasta su completa absorción.